MQ Noticias
Loading...
advertisement/publicidad

El pueblo armado cazó 3 meses a la gavilla de “El Tequilero”. La cercaron. Y la exterminaron.

- agosto 01, 2018
La “Operación Tequilero” fue el nombre que le dieron los policías comunitarios de Heliodoro Castillo, en Tlacotepec, Guerrero, a la intervención que realizaron para cazar a Raybel Jacobo Dealmonte y exterminar a su célula delictiva que operaba en la sierra de Guerrero, lo que lograron después de cuatro meses de rastreo y enfrentamientos.

En noviembre, los comunitarios fueron requeridos por vecinos de San Bartolo y Coronillas, municipio de San Miguel Totolapan, debido al secuestro de pobladores y el acoso a esa comunidad por parte del grupo criminal Los Tequileros, en su escape de La Gavia del mismo municipio.

A principios de noviembre los comunitarios iniciaron la operación que duró tres meses y que terminó con la muerte de uno de los delincuentes más famosos del estado y del país.

Raybel Jacobo, alias “El Tequilero”, tuvo que salir de su bastión debido a las incursiones de mayo de 2017 de vecinos de San Miguel Totolapan que conformaron la autodefensa Movimiento por la Paz.

Además, en junio de 2017, Los Tequileros emboscaron a agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) cuando iban por el líder criminal a La Gavia. Ese día murieron tres agentes y siete más fueron heridos, entonces se intensificó la operación para detenerlo.

Una fuente de la Policía Comunitaria de Tlacotepec reveló que después de las operaciones federales y las realizadas por ellos, “El Tequilero” se internó en la sierra con 12 hombres de su confianza, entre los que había hermanos, sobrinos y su cuñado.

“Se estableció en la Laguna de Hueyanalco [en el municipio de San Miguel Totolapan], donde logró juntar otras 13 personas que eran de ese lugar, ahí controló por varias semanas la zona”, relató la fuente.

Laguna de Hueyanalco queda más cerca de Tlacotepec, municipio de Heliodoro Castillo, y es llamada así por el lago que está cerca de las casas donde viven alrededor de 500 habitantes.

El 17 de diciembre de 2017 tuvieron el primer enfrentamiento armado con Los Tequileros en San Bartolo, ahí mataron a tres delincuentes y uno fue capturado e interrogado.

“Ahí nos enteramos que sólo eran 12 [hombres] que acompañaban a El Tequilero”, dijo un comunitario que participó en esa operación en la sierra de Tlacotepec y San Miguel Totolapan.

El segundo enfrentamiento fue el 2 de febrero ya en Laguna de Hueyanalco, donde Los Tequileros mataron a cuatro comunitarios de Heliodoro Castillo en una balacera que duró dos días.

Después de ese enfrentamiento, aseguran los comunitarios, encontraron el cuerpo sin vida de Raybel Jacobo, tirado cerca de un corral de piedra donde se atrincheró. Su mano izquierda estaba destrozada por una granada que le explotó. Su rostro fue destruido por las balas que disparó su lugarteniente de apodo “La Mula”, para que no fuera reconocido.

La muerte del presunto criminal no ha sido confirmada.

Uno de los policías que estuvo en ese enfrentamiento describió que “reconocieron el cuerpo porque durante el tiroteo hubo gente que lo miró”, y que los que huyeron decían en sus radios que “había caído ‘El Tequilero’”.

Después lo confirmaron por el tamaño “porque era un hombre alto y no cabía en la camioneta”.

El cuerpo fue quemado el 3 de febrero en la tarde en un “puente que está entre el camino de la laguna [de Hueyanalco] y Huautla”. En ese lugar recibieron una llamada de las autoridades “que querían el cuerpo, sólo lograron salvar un pedazo de pierna”.

A los pocos días los comunitarios se volvieron a enfrentar en Tetela del Río, municipio de Heliodoro Castillo, con el grupo que sobrevivió.

En ese poblado cercano a la presa de El Caracol, los policías mataron a “un cuñado, a su sobrino y a su mano derecha, al que le apodaban ‘Amapolas’”.

El 17 de febrero volvieron a enfrentarse entre la Laguna de Hueyanalco y Petlacala, ahí murió el último se sus hombres más cercanos de nombre Lino Ronconi González y que era el encargado de esa zona.

Raybel Jacobo inició su carrera delictiva con el grupo criminal Los Rojos, en 2010 se hizo independiente y constantemente se enfrentaba contra el grupo criminal La Familia Michoacana.

Los comunitarios de Heliodoro Castillo revelaron que “era experto en emboscadas, recibió entrenamiento de sus primos hermanos que fueron militares y les apodaban “Los Changos de La Gavia”, después, él mismo los mató”.

Con información de Sin Embargo. 
advertisement/publicidad
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter